Presentación de Libro de los Manuscritos, de Romilio Ribero, por Juan Maldonado

Romilio Ribero

Toda la obra poética de Romilio se construye desde una larguísimo camino oblicuo, un camino que tiene un albor en el nacimiento propio del poeta, en esa zona casi fantasmática cuyo punto geográfico dio nacimiento al enorme caudal expresivo de su lengua. Por allí pasaron las hechiceras que pueblan sus libros, allí el majestuoso paisaje dominado por la piedra y el misterio, por los infatigables vientos que incitaron los más extraños sonidos que su lengua repitió, infatigable.

Romilio Ribero

Un algo más hay que decir, obligadamente decirlo: que desde la precariedad más desoladora alguien pueda erigirse y legarnos una obra, una obra artística de relevancia, eso capaz de estremecer el espíritu de los lectores puede quizás mover nuestros sentimientos hacia la zona del orgullo, por pertenencia al género. Mas también y desde la misma zona puede llegarnos la atronadora vergüenza, una vergüenza enrojecida por la sangre ante nuestra incapacidad de contención a semejante espíritu.

Años largos van pasando y la obra queda, esa obra que, seguramente, Romilio construyó a lo largo de su vida y de la cual nos sentimos habitados, con certeza de que su autor era consciente de lo que dejaba, era consciente de las posibilidades del lenguaje y de los riesgos que él asumía para presentar el mundo en donde sus dispositores , los extraños colores, seres mágicos, amuletos, pedrería, y circunstancias que su sensibilidad captó y transformó en poesía, para dejarnos un mundo enriquecido , una riqueza repartida libremente a los lectores.


Romilio nos ha llegado, pero de la mano de Susana Sumer su compañera no solo de vida, ella es el habitante principal de toda su poesía. Sin ella Romilio no estaría entre nosotros. Entonces a esa compañía el agradecimiento en nombre de todos los lectores.

Datos del Autor

Romilio Ribero: Nació en Capilla del Monte, en julio de 1933 y murió en Córdoba, el 5 diciembre de 1974. Nuestro sello ha publicado los siguientes títulos del autor:
Libros publicados:

Tema del deslindado (1985)
Antología Poética (1994)
Libro de Bodas, Plantas y Amuletos (1996)
Libro de viaje de los varones prudentes (1997)
Las mujeres, Las magias (1997)
Las otras mujeres (1997)
Propiedades de la Magia (1999)
Imago Mundi (1999)
Presentación de mi familia (1999)
Familiares y Sortilegios (2000)
Libro de oscuras dinastías (2000)
Libro del lejanísimo día (2001)
Reino solitario (2001)
Libro de los juegos (2001)
El paraíso destronado (2002)
Libro de las hechiceras y los matrimonios (2003)
Todo fénix es la mirada (2003)
El mágico señor de lo oscuro (2004)
Libro de las estirpes (2004)
Libro de los desamparados (2004)

Libro de las expresiones (2004)
Las contemplaciones (2005)
Las pálidas esmeraldas (2005)
Libro de las estadías (2005)
Libro de los Manuscritos (2011)

Contratapa Libro de los manuscritos:


Toda la obra poética de Romilio se construye desde un larguísimo camino oblicuo, un camino que tiene un albor en el nacimiento propio del poeta, en esa zona casi fantasmática cuyo punto geográfico dio origen al enorme caudal expresivo de su voz. Por allí pasaron las hechiceras que pueblan sus libros, allí el majestuoso paisaje dominado por la piedra y el misterio, por los infatigables vientos que incitaron los más extraños sonidos que su lengua repitió, infatigable.

Algo más, mucho más hay que decir, obligadamente decirlo: que desde la precariedad más desoladora alguien pueda erigirse y legarnos una obra, una obra artística de relevancia, aquello capaz de estremecer el espíritu de los lectores es lo que mueve nuestros sentimientos hacia la zona del orgullo, por pertenencia al género. Mas también y desde la misma zona puede llegarnos la atronadora vergüenza, una vergüenza enrojecida por la sangre ante nuestraincapacidad de contención a semejante espíritu.

Largos años van pasando y la obra queda, obra que, seguramente, Romilio construyó a lo largo de su vida y de la cual nos sentimos habitados, con la certeza de que su autor era consciente de lo que dejaba, era consciente de las posibilidades del lenguaje y de los riesgos que él asumía para presentar el mundo en donde sus dispositores, los extraños colores, seres mágicos, amuletos, pedrería, circunstancias que su sensibilidad captó y transformó en poesía, para dejarnos un mundo enriquecido, una riqueza repartida libremente a los lectores.


(2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.