Justo vienen a mí

Rating:
(0 valoraciones de clientes)

$1,000

Consultar

Envios a
Todo el país

Producto
con garantía

Descripción

Todos podemos decir de las palabras que nos salen: Justo vienen a mí. Pero el poeta intenta un juego a partir de las palabras venidas: llevarlas hasta una superficie, el papel, la pantalla, para descubrir sus formas y modulaciones, y salir a la caza de algo distinto de ellas. Eduardo Pocztaruk, contador y poeta, añade una condición al juego. ¿Qué pasaría, habrá pensado, si jugamos con el abecedario: que los versos del primer poema empiecen con la «a», los del segundo con la «b» y así hasta la «z»? Que sean entonces las letras las que dejen venir por sí mismas las palabras y las palabras, los versos. Esta condición, lejos de resultar restrictiva, desata y libera las palabras. El poeta en este juego más que un demiurgo es una suerte de médium: un cuerpo por el que las palabras pasan para transformarse, por sí solas, en relatos, en preguntas, en imágenes. Las marginadas «ch» y «ll» son bienvenidas en su lugar; las difíciles «x» y «w» descubren algunas de sus posibilidades; la «y» es liberada a sus dos sonoridades: la que suena como «i» y la que lo hace entre nosotros como «ye». Cada letra deja ver algo de lo suyo.

El poeta y el contador: «Zafarrancho de combate», sonríe Pocztaruk. Pero aquí no hay pelea: el contador no es quien calcula sino el que, en la trama de algunos de los de versos, cuenta pequeñas historias. Y el poeta, presente desde la primera «a» hasta la última «z», tampoco hace cálculos sino que comparte el resultado maravilloso del juego al que se animó.

Javier Freixas

Información adicional

Peso 1 kg
Dimensiones 15 × 10 × 1 cm

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Justo vienen a mí”