Av. Colón 359 Local 15 (galería Cinerama) - Córdoba - Arg. Tel: +54 0351 423 3991

¿Quién conoce a Antonin Artaud?
$130.00
Author:
Series: Otras voces
Tags: Notas, Poesía
Publisher: Alción Editora
Length: Poesía - Textos
ISBN: 9789876461962

Libro de Ensayos sobre Antonin Artaud + Inedito + Carta + Texto.

About the Book

Datos: Antonin Artaud nació en Marsella el 4 de septiembre de 1896. Desde joven conoce el hospicio. La vida entera de Artaud se desarrolló en el escenario, en el set, en el asilo. Su internación más larga duró nueve años (Le Havre, Sotteville-les-Rouen, Sainte-Anne, Ville-Evrard, Rodez). Para la sociedad, Antonin Artaud fue un drogadicto y un alienado. No hizo “carrera” ni en el teatro, ni en el cine, ni en la literatura. La historia de Artaud es la de un hombre que no había elegido ser; que, siéndolo, no había elegido su cuerpo. (Un día, ese hombre constata que no sabe elegir sus palabras.) Toda la cuestión es saber si la existencia de Antonin Artaud tiene por naturaleza mantener contra la invasión del conocimiento el poder de expresión del lenguaje articulado fuera de la significación (quizá habría que decir de “la palabra” y no del “lenguaje articulado”, no siendo el lenguaje y la significación separables para el hombre del conocimiento. Pero quizá la existencia de Antonin Artaud se reserve la cuestión de elegir esos términos.) Antonin Artaud murió el 4 de marzo de 1948 en Ivry. Antonin Artaud hizo palabra su cuerpo. Hablar de Artaud, dijo Arthur Adamov, “es hacer que él no haya sido”. Georges Charbonnier

Contratapa

“…y yo no he escrito nunca más que para decir que no había hecho nada, no podía hacer nada, y que haciendo algo no hacía nada. Toda mi obra ha sido cimentada y no podía serlo más que sobre esa nada, sobre esa carnicería, esa unión de fuegos extinguidos, de cristales y de matanzas, no se hace nada, no se dice nada, pero se sufre, se desespera y se lucha, sí yo creo que en realidad se lucha. ¿Se apreciará, se juzgará, se justificará el combate?, no… ¿Se lo denominará?, tampoco… nombrar la batalla es matar la nada, quizá. Pero sobre todo detener la vida… no se detendrá nunca la vida.”

Antonin Artaud