Av. Colón 359 Local 15 (galería Cinerama) - Córdoba - Arg. Tel: +54 0351 423 3991

Leda y otros poemas
$130.00
Author:
Series: Otras voces
Genre: Poesia
Tag: Poesía
Publisher: Alción Editora
Publication Year: 2014
Length: poesia
ISBN: 9789876464239

Éluard es el poeta del surrealismo por excelencia y uno de los miembros más destacados del movimiento; su perfil se distinguía del de sus contemporáneos y destacaba con personalidad propia. Utilizó un lirismo muy personal y el fin de su poesía fue descubrir y revelar lo real.

About the Book

Traductor: Rodolfo Alonso

Datos de autor: Paul Éluard (Seudónimo de Eugène Grindel; Saint-Denis, 1895 -Charenton-le-Pont, 1952) Poeta francés, considerado el maestro de la poesía surrealista. Hijo de un agente inmobiliario, su familia perteneció a la pequeña burguesía y estudió en el Liceo Colbert.

En 1913 y comenzó a escribir sus primeros poemas. En 1914 fue llamado a filas pero abandonó las armas afectado por una gangrena pulmonar.

Una vez acabada la guerra publicó su primera obra poética El deber y la inquietud (1917). En 1918 continuó con Poemas para la paz, y entró en contacto con Aragon, Breton, Soupault, Paulhan y Picabia, con quienes, en París, participó en todas las manifestaciones del movimiento dadaísta. Con ellos inauguró poco después el surrealismo. En 1921 publicó un pequeño libro titulado Les nécessités de la vie et les conséquences des rêves.

Éluard es el poeta del surrealismo por excelencia y uno de los miembros más destacados del movimiento; su perfil se distinguía del de sus contemporáneos y destacaba con personalidad propia. Utilizó un lirismo muy personal y el fin de su poesía fue descubrir y revelar lo real.

Contratapa: Paul Éluard (1895-1952) es una de las voces más límpidas y originales de la poesía francesa. Desde un comienzo lírico espléndido, dueño de una deslumbrante irradiación de lenguaje encarnado y de una nueva concepción de la mujer amada, más natural y más profunda, llegó a decirse que “Después de Éluard ya no es posible amar como antes de Éluard”. Dadaísta primero, Éluard lo deja porque está honda e íntimamente comprometido, en el centro mismo de la aventura surrealista, de la cual fue figura esencial. Ligado a la Resistencia contra la ocupación nazi, su amigo Picasso lo decide a afiliarse al partido comunista. Lo cual implicaba romper con el surrealismo. Pero, como reconoció Aldo Pellegrini: “hay que destacar que fue el poeta que menos perdió con el cambio de frente”. Porque a su imagen de gran poeta del amor (“Y el amor está en el mundo para olvidar al mundo”), sin disminuir su nivel lírico Éluard le había añadido la resplandeciente idea de otro amor más amplio, más inclusivo (“Y porque nos amamos / hemos querido liberar a los otros”), el viejo sueño de la fraternidad universal