Av. Colón 359 Local 15 (galería Cinerama) - Córdoba - Arg. Tel: +54 0351 423 3991

Amé palabras simpless
$130.00
Author:
Series: Otras voces
Genre: Poesia
Publisher: Alción Editora
Length: poesía italiana
ISBN: 9789876463195

La mirada calma del gran poeta italiano Umberto Saba (1883-1957), no menos tensa ni apasionada aunque discurra en apariencia serena y casi módicamente, prefiere colocar en los paisajes cotidianos su propio tono, su propio clima, el de un lenguaje exento de complicaciones y sutilezas

About the Book

Selección, traducción y prólogo: Rodolfo Alonso

Datos de autor: Umberto Saba nació en Trieste como Umberto Poli, en 1883, y murió en Gorizia en 1957. Hijo de católico y  judía, su padre pronto abandona a su madre, marcando para siempre su vida. Una cálida nodriza eslovena, Peppa Sabaz, inspiro el apellido que usaría como poeta. Abandonó todo empleo para dedicarse a las letras y vivir por su cuenta, fundando  la Librería Antigua y Moderna. Se casó con Carolina Wölfler, también una novia abandonada, con quien tuvo su hija Linuccia. Vivió un tiempo en Florencia, escapando de las leyes raciales del fascismo. Lo protegieron, entonces, Montale y Ungaretti. Allí comenzó a escribir, escapando a la incomprensión de los críticos, un extraño libro en su propio elogio: Storia e Cronostoria del Canzoniere que, con el seudónimo de Guseppe Carimandrei, publicaría en 1948. Obtuvo el Premio Viareggio (1946), el Premio Accademia dei Lincei y el Premio Taormina (ambos en 1951), y póstumamente el Premio Marzotto (1958). A partir de Poesie (1911), publicó numerosos libros, destacándose Il Canzoniere (1921), título que usaría desde entonces para reunir sucesivamente toda su obra. Trieste lo homenajeó con una estatua en bronce, de pie y sobre la acera, que convive con los transeúntes en la amplia y bella zona peatonal, muy cerca de su famosa librería.

Contratapa

La mirada calma del gran poeta italiano Umberto Saba (1883-1957), no menos tensa ni apasionada aunque discurra en apariencia serena y casi módicamente, prefiere colocar en los paisajes cotidianos su propio tono, su propio clima, el de un lenguaje exento de complicaciones y sutilezas, y hasta en extremo sencillo, pero cuya lograda tersura y cuyo sabio escandido no denotan en absoluto ninguna clase de facilismo o superficialidad, sino todo lo contrario. Es la propia médula, el meollo de la misma vida cotidiana, y la del hombre (común, en el mejor sentido) que la refleja y que la vive, lo que Saba viene a hacer fructificar y florecer.